La Unión Europea ha dado un paso significativo en su lucha contra el cambio climático con la introducción de la nueva Directiva de Eficiencia Energética en Edificios, (EPBD por sus siglas en inglés).

En un contexto donde los edificios son responsables de más de un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE, esta directiva establece objetivos ambiciosos para transformar el panorama de la construcción y el parque inmobiliario existente hacia la sostenibilidad y la eficiencia energética.

 

Objetivos clave de la nueva directiva de eficiencia energética

 

El principal objetivo de la directiva es lograr que todos los edificios nuevos sean de cero emisiones para 2030, mientras busca transformar los existentes hacia el mismo estándar de cara a 2050.

Para los edificios no residenciales, se establecen metas concretas de mejora en eficiencia energética: un 16 % para 2030 y un 26 % para 2033.

Mientras tanto, el sector residencial no se queda atrás, con objetivos de reducción del consumo medio de energía de un 16 % para 2030 y de entre el 20 y el 22 % para 2035. Significativamente, el 55 % de esta reducción deberá provenir de la renovación de los edificios menos eficientes.

Además, se introduce un plan para la eliminación gradual de los combustibles fósiles para 2040, evidenciando un compromiso con la transición energética.

 

El papel de las certificaciones DGNB y VERDE

 

En este contexto, la relevancia de certificaciones de sostenibilidad como DGNB y VERDE cobra un nuevo significado. Estas certificaciones van más allá de los parámetros básicos de eficiencia energética, al abordar la sostenibilidad desde una perspectiva integral que incluye el impacto ambiental, económico, el confort y la calidad de vida durante todo el ciclo de vida de los edificios.

 

Características destacadas de DGNB y VERDE

 

  1. Enfoque Integral: evalúan la sostenibilidad desde la extracción de materiales hasta el desmantelamiento, asegurando prácticas sostenibles en cada fase del ciclo de vida del edificio.
  2. Amplio espectro de sostenibilidad: van más allá de la eficiencia energética, incluyendo el uso del agua, la salud humana, y el impacto ambiental, ofreciendo una visión holística de la sostenibilidad.
  3. Contra el ecoblanqueo: la Directiva Green Claims en Europa fortalece el valor de certificaciones rigurosas como DGNB y VERDE al combatir el greenwashing.
  4. Flexibilidad y rigurosidad: permiten flexibilidad en las decisiones de proyecto, enfocándose en la calidad del proceso y la coherencia en sostenibilidad.
  5. Alineación con normativas y taxonomías: están alineadas con regulaciones clave europeas, asegurando que los edificios certificados cumplan con altos estándares de sostenibilidad.
  6. Formación profesional: promueven la capacitación de profesionales del sector para garantizar la implementación efectiva de prácticas sostenibles.

Reforzando el compromiso de la Unión Europea con la sostenibilidad en la construcción

 

La adopción de la nueva Directiva de Eficiencia Energética en edificios marca un hito significativo en el compromiso de la Unión Europea con la sostenibilidad del sector de la construcción. Además, la promoción de certificaciones de sostenibilidad como DGNB y VERDE refuerza este compromiso. Estas medidas no solo son cruciales para alcanzar los objetivos de descarbonización para 2030 y 2050, sino que también establecen un nuevo estándar de responsabilidad ambiental. Al inspirar a la industria de la construcción a adoptar prácticas más verdes y sostenibles, la transición hacia una construcción más sostenible se convierte en un paso esencial hacia un futuro más verde y resiliente para Europa y el mundo en su conjunto.

This site is registered on wpml.org as a development site.